El futbolista que ganaba en un mes lo que un obrero en 400 años, y la rana que no saltó

Cuando Gregorio Samsa se levantó una mañana como cualquiera, no le dio la impresión que el mundo estuviera distinto. Le faltó algo de tiempo para darse cuenta que se había transformado en un insecto gigante, y en uno de los personajes más conocidos de Franz Kafka. Por ahí dicen que si uno tira una rana en agua hirviendo, la rana reaccionará y saltará afuera del agua de inmediato, pero que si uno la pone en agua fría y va aumentando la temperatura gradualmente, la rana morirá hervida, sin moverse de su sitio. Al pobre Samsa el mundo le cambió muy rápido y no le dio tiempo de reaccionar. Kafka lo sabía tan bien como cualquier aficionado a los realities: El trauma, el golpe, y la brusquedad venden.

metafora-de-la-rana-630x315[1]

En lógica existe un principio que se llama dualidad, gracias al cual a partir de una afirmación dada, siempre se podrá obtener una aparentemente contraria, pero equivalente. Quizás me paso de revoluciones, pero gracias al ejemplo de la rana creo que la expresión dual para eso de que el golpe vende, es decir que un golpe bien suministrado ni siquiera pasa advertido. Eso se lo sabe como el abecedario cualquier político hábil: Toca crear situaciones en las que ciertas acciones, situaciones o decisiones, que afectan severamente a la gente, no parezcan tan graves. Noam Chomsky llama a esto la Ingeniería del Consenso, y advierte que el primer paso para lograr el éxito es cambiar el lenguaje. Para suavizar el golpe es necesario usar palabras que no sean chocantes o que provoquen reacciones contrarias. Ayer Timochenko decía que las FARC iban a suspender el cobro de impuestos a los colombianos, como gesto de buena fe en el proceso de paz. George Orwell también hace notar lo efectivo que es el cambio de lenguaje en 1984. En la novela cada dictador tenía un grupo de expertos destinados a redactar e incluso reescribir las noticias y los discursos, para poder manipular a la gente.

En todo caso, si uno no está adormecido como esa ranita a la que le van calentando el agua gradualmente, muchas de las noticias recientes le pueden parecer escandalosas. Afortunadamente para los que manejan el poder, nos tienen insensibles con tanto golpe bien dado. Ya no hay reacción, o por lo menos, no la hay para lo que realmente importa. Hace unos días veíamos al país conmovido por las lágrimas de un jugador de fútbol que no pudo ganar una copa. Yo solo hago notar que el que lloraba está tapado en euros y es famoso y exitoso. En Las 2 Orillas calculaban que a un obrero le tomaría cuatrocientos años de trabajo ganarse lo que este personaje produce en un solo mes.  Pero el que siente pesar por el otro es el obrero.

 

Hace un par de semanas el congreso iba a votar una ley contra el ausentismo en las sesiones, pero no se pudo porque nadie fue. A los días les subieron el sueldo. A Álvaro Uribe lo iban a condecorar en España por su “liderazgo y defensa de los derechos humanos”, hasta que un grupo de personas (europeos, no se asusten) protestó y reversó el premio.  Ejemplos de estas cachetadas bien dadas ve uno todos los días, pero con lo duro que tenemos el cuero, ya pocas cosas nos mueven. Ahí está el paro camionero que completa más del mes, la mermelada que JuanPa Santos se va a gastar en la paz, la reforma tributaria que se viene, lo de Ser Pilo Paga, la crisis de la salud y las EPS …

Viendo todas esas cosas uno termina pensando en la ranita aletargada del ejemplo y que ojalá hubiera alguien que le dijera que salte del agua y se salve. Cambiarle el final al cuento, edulcorar un poquito el desenlace. Kafka no se puso con sutilezas, ni suavizó su historia. La vida tampoco se pone con delicadezas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s