Reflexiones sobre la soledad y el Halls negro

Yo también siento que me caí del mundo, y que me queda muy duro volverme a subir. Como a Eduardo Galeano, me cuesta seguir impasible frente a algunas contradicciones de nuestros tiempos. Por ejemplo, es difícil entender cómo en un mundo en el que estamos conectados virtualmente con todo el mundo, la gente esté tan sola. García Márquez decía algo así como que crecer es labrar un pacto honesto con la soledad, y le dedicó muchas otras reflexiones al tema. Curioso que personajes tan sesudos se angustien por las mismas cuestiones. En ese selecto club de los desahuciados habemos personajes tan ilustres como Eduardo Galeano, García Márquez y yo.

 

Ciertamente la soledad tiene muchas formas. Podría citar otra vez a Gabo, y decir que una de las peores formas de soledad es tener a la persona amada al lado y saber que no será tuya nunca, pero esta vez discrepo de mi colega. La peor forma de soledad es cuando en un grupo alguien habla de un tema que todos conocen, menos uno. Cuenta como ejemplo el chiste que todos los demás entienden, y del que te ríes más por deferencia y aceptación, que por un impulso hilarante honesto. O el tema frente al cual te toca asentir mecánica e indefensamente, dados los argumentos y contra argumentos, porque no tienes ni idea de qué se trata. El problema adicional es que aparte de soledad, aparece la vergüenza natural por la ignorancia.

 

En cuanto a temas de conversación en grupo, he tenido que sufrir por uno que estoy seguro que ni Gabo, ni Galeano, ni ningún otro sabio ha enfrentado antes: El potencial que tiene el Halls negro para mejorar la calidad de un encuentro erótico. Si ya de por sí es difícil enfrentar el círculo vicioso de la soledad, la vergüenza, y la ignorancia, el tema del Halls negro viene siendo como la cereza en el pastel, porque añade la sensación se ser poco hábil en cuestiones amatorias.

 

Ser neófito en el tema cuando todos parecen expertos, lo enfrenta a uno además a cuestiones espaciales (¿Dónde?), cronológicas (¿Cuándo?) e incluso cromatográficas (¿Por qué putas el halls debe ser negro?). Una búsqueda en Google no ayuda mucho y seguro que si Gabo hubiera escuchado del tema, habría sacado uno de sus geniales pensamientos al respecto. O a lo mejor una novela, uno nunca sabe.

 

Por lo pronto yo me conformaría con entender la risita maliciosa cuando el asunto sale a tema en una conversación de grupo. También sería bueno poder emitir alguna opinión, que no necesariamente tiene que ser del tipo “a mí me pasó…”, pero si al menos algo así como “he oído que…”. Yo puedo entender a aquellos que afirman que hay cosas de las que es mejor no saber, pero por razones meramente académicas, creo que un poquito de información en este caso no hace daño. Mientras alguien me lo explica, seguiré sin poder subirme al mundo, como Eduardo Galeano.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s