De Nazis, libros prohibidos, el pesebre y las cenizas

Por allá en el Siglo XIX el papa Pio IX (Pionono), se hizo declarar infalible por el Concilio Vaticano Primero. Para ese momento la vieja fórmula para lidiar con las contradicciones del cristianismo estaba muy gastada. Eso de andarle prendiendo una candela por debajo a todo el que pusiera en peligro una verdad que no se sostenía sola, había funcionado muy bien durante una época que por pura coincidencia hoy en día se conoce como oscurantismo. Pero los tiempos de Pionono eran diferentes. La alharaca de los derechos del hombre, la revolución francesa, la industrial y el humanismo, habían hecho que cosas como la inquisición o la esclavitud se vieran mal. Era necesario buscar otras formas de defender el dogma, sin parecer un cruel o un déspota.

 

Lo que Pionono no fue capaz de anticipar es que declararse infalible es casi tan ingenuo como creerse dueño de la verdad. Habrían de venir muchos sucesores del primer indefectible, y todos habrían de actuar como lo hacen aquellos que se han curado del estreñimiento: Haciendo una cagada de forma más o menos periódica. La lista de estas salidas en falso papales es larga y oprobiosa, aunque no dejan de llamar la atención algunos casos particulares.

 

A Juan Pablo I lo mataron (dicen) a pocos días de haberse convertido en papa. Se había propuesto limpiar las finanzas del estado vaticano y acabar con la guachafita de lavado de dinero en la que se había convertido el banco de dicho estado. El yerro de Juan Pablo estuvo feo: No se metió con el de arriba, sino con la mafia italiana, y esos no perdonan. Hasta mediados de los años 60, el vaticano mantenía y actualizaba una lista de libros prohibidos para todo el que se preciara de ser piadoso. El infalible de ese momento (Pablo VI), se contradijo con sus predecesores al decretar que la lista ya no iba más. Pio XII sale bastante mal parado del episodio de la Segunda Guerra Mundial. Parece ser que era más que colaborador con los nazis, y que incluso organizó rutas de escape (por una ciudad que se llama Odessa) para sus altos mandos, cuando la guerra se sabía perdida. Wojtyla dijo en algún momento que el purgatorio no existe, y su sucesor afirmo sin pestañear que el infierno sí existe. Que si los condones aumentan el riego de las enfermedades de transmisión sexual, que si las mujeres, que si los divorciados, que si las mascotas, que si los homosexuales…

 

Joseph Ratzinger dijo hace unos años que en el pesebre originalmente no había ni mula ni buey, llevándose por delante la letra de más de un villancico. Yo me aguanto que la iglesia sea misógina, abusiva, torturadora, represiva y autócrata, ¡pero el pesebre se respeta! Quizás el objetivo de Benedicto era zanjar el asunto del mal olor que debía haber en el pesebre, o de por qué la mula y el buey no se comieron el heno calientico en el que reposaba el niño, pero se dejó llevar.

 

El representante actual de Dios en el mundo ha dispuesto que eso de esparcir las cenizas de la gente disque está mal. Nada de mantener a la abuelita en una urna en la sala de la casa, eso no es cristiano. Yo tenía planeado que después de muerto me cremaran y tiraran las cenizas por ahí en cualquier parte. Incluso por la alcantarilla. No me gusta la idea de irme dejando una ilusión de permanencia con una tumba o una urna. Parece ser que bajo las nuevas disposiciones infalibles, mis planes no son del agrado de Dios. Vaya sorpresa. Con el crecimiento tan acelerado de la población es curioso que la iglesia esté a favor de promover cementerios, camposantos y cosas por el estilo, aunque puede llegar a tener lógica si se involucra la variable financiera en el asunto. La otra cosa que puede darle réditos a los infalibles es el asunto de la exclusividad: Si quieres ver a un ser querido que ya falleció vas a tener que hacerlo a través de un agente autorizado.

 

Yo estoy intrigado por saber por dónde vendrá el próximo varillazo infalible. Ojalá a algún iluminado de estos le dé por prohibir eso de tomarle fotos a la comida, o el reguetón, o excomulgue a Ricardo Arjona. Soñar no cuesta nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s